miércoles, 17 de agosto de 2011

Crónica de un Concierto: Varry Brava en la Barraca Jove UMH 2011

El público del viernes 12 resultó muy difícil de contentar, pero estos chicos supieron perfectamente salir del paso y regalarnos lo que mejor saben hacer: buen electropop ochentero y pasar un rato agradable entre colegas. Varry Brava nos sorprendía una vez más con su peculiar vestimenta y forma de moverse el pasado viernes, en un directo apalabrado por el Ayuntamiento a última hora pero al que no faltó el público más fiel. El concierto estuvo precedido por los ilicitanos Aardvark Asteroid, también muy electrónicos y que hicieron saltar a las primeras filas como si del SOS se tratase.

El concierto comenzó puntual... Demasiado puntual, dado que se adelantó casi una hora de lo previsto, comenzando a la 01:00 de la madrugada. Debe ser por la crisis o porque a esas horas los vecinos andaban durmiendo, pero el aparcamiento no fue tan complicado como otros años (teniendo en cuenta que aparcamos a unos 200 metros y en cosa de 15 minutos), y a la entrada corría el aire... Bastante aire, no como en otros conciertos, donde te agobias, no puedes respirar debido al tabaco (que eso no se pudo evitar) y te acaban derramando los cubatas encima.


Varry Brava interpretó, si no me equivoco, todos los temas de su álbum 'Ídolo', aunque, y como era de esperar, los más aclamados fueron los del final: No Gires y Radioactivo, que hicieron saltar sin compasión a la mayoría de los allí presentes, temiendo yo misma que se les fuese a partir la crisma en algún movimiento sinuoso. Regalaron, además, alguna versión de otros grupos, poco conocidas para la mayoría de los allí presentes, que parecían no saber valorar lo que era pasar un buen rato rodeado de gente a la que quieres y de buena música.


Desgraciadamente, y como hacía demasiado tiempo que no tenía el placer de contemplar, un pequeño grupo abucheó a la banda, y debe ser que ellos lo notaron, porque no eran capaces de conectar al 100% con los allí presentes. Bochornoso y vergonzoso por parte de esa minoría, aunque el resto lo disfrutamos haciendo caso omiso a las tonterías.

He cumplido mi sueño... Volver a ver a Varry Brava en directo después de haberles conocido en la Sala Stéreo de Alicante y haberles bautizado con el nombre de otro grupo. ¡Grandes, chavales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario