domingo, 8 de mayo de 2011

Extremoduro - Yo, Minoría Absoluta (2002)

¿Quién no ha tenido ganas alguna vez de cometer una locura? Yo, este sábado, cometí la mía: conducir con las ventanillas bajadas escuchando lo mejor del pop rock nacional e internacional: comenzamos suave, con Alis, pero seguimos con temas como Tony The Beat (The Sounds) o Futursex (Mendetz)... ¡Qué grandes! La noche acabó con Extremoduro, gracias a la banda sonora de la película 'La Flaqueza del Bolchevique', la cual recomiendo con fervor gracias a esa sonoridad repleta de buenos temas como So Payaso, Puta o A Fuego, de la cual quiero ocuparme hoy sólo por el hecho de que, como hacía mucho tiempo que no me sucedía, me quedé con las ganas de salir de fiesta alternativa. Es decir, colocarme unos vaqueros, una camiseta ancha y dejarme llevar por los golpes de un bajo en un pub oscuro y apestoso de tabaco. Creo que de la semana que viene no pasa... ¡No pasa!

Hacía mucho que conocía 'Yo, Minoría Absoluta' y a su polémica carátula, uno de los discos más aclamados de Extremoduro, pero no había percatado en su música hasta ahora, que rebuscando entre algunos CD's antiguos, aparecieron todos estos temas. Además, ¡que por fin suena en una película una sintonía decente! El estilo es claro: rock oscuro y denso, bastante sucio y agresivo, sobre todo en las voces y en la forma de 'aporrear' las guitarras, lo que podría encajar en el género del rock urbano o garage. La mayoría de sus temas son callejeros, como el que hoy os traigo... A Fuego. La mayor parte de las ocasiones, sus temas hablan de desamor, como éste, pero un desamor basado en el sexo, práctica que parecen echar bastante de menos... Y es que claro, para el amor de telenovela ya está Álex Ubago ¿no?

Ahí os dejo con la pedazo de letra y el pedazo de videoclip... ¿Quién se apunta a la fiesta la próxima semana? ¡Esto promete!

A FUEGO (YO, MINORÍA ABSOLUTA - 2002):

A fuego lento no se calientan mis huesos y bajé al infierno a ver cómo se cuecen tus besos
cansado de buscar un trocito de cielo
lleno de pelos.
Y a deshora sale un sol alumbrando una esquina y alegrándome el día
¿Dónde están los besos que te debo?
En una cajita;
que nunca llevo el corazón encima
por si me lo quitan.
Me salgo de mi casa,
me estrello contra la acera;
no puedo recordar qué clase de mundo hay fuera:
salté por la ventana buscando una liana
-¡Árbol va!- y Tarzán al suelo.
Y harto de buscarte siempre a oscuras
y de volverme en puro hielo
tiré toda mi vida a la basura,
y ni las ratas se la comieron.
Nadie me persigue pero yo acelero.
Llaman a mi puerta y yo ya a nadie espero.
Pero ¿dónde están los besos que te debo?
En una cajita;
que nunca llevo el corazón encima
por si me lo quitan.
Pero ¿dónde están los besos que me debes?
En cualquier esquina,
cansados de vivir en tu boquita
siempre a la deriva
Y llega en tu braguita el amor de visita y en mis pantalones entre los cojones.
Voy a tatuarme ,azul, una casita
para que allí vivan nuestros corazones.
Y a deshora sale un sol alumbrando una esquina y alegrándome el día.
¿Dónde están los besos que te debo?
En una cajita;
que nunca llevo el corazón encima
por si me lo quitan.
Pero ¿Dónde están los besos que me debes?
En cualquier esquina,
cansados de vivir en tu boquita
siempre a la deriva
Cuando ya no puedo más saco para respirar
un ratito el corazón, que lo tengo en carne viva;
sólo un poco de calor hace que me vuelva a la vida
y lo pongo a secar al sol escondido en un renglón.
Y a deshora sale el sol alumbrando una esquina y alegrándome el día.
¿Dónde están los besos que te debo...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario